El PSOE denuncia la “inacción” del Gobierno central ante pérdidas que superan los 25 millones provocadas por la sequía en la provincia

P1390534

El parlamentario andaluz Miguel Castellano urge al Ejecutivo de Rajoy a que apruebe un plan de empleo especial para el sector, que ha sufrido la destrucción de más de 1.700 puestos de trabajo en un año

El PSOE de Granada ha denunciado esta mañana la “inacción” del Gobierno central ante los graves daños que está ocasionando la sequía al campo andaluz, perjuicios que sólo en la provincia de Granada han provocado pérdidas que superan ya los 25 millones de euros sólo en términos de producción agraria.

Así lo ha asegurado el parlamentario andaluz y portavoz socialista en la Comisión de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural del Parlamento, Miguel Castellano, quien ha acusado al PP de “maltratar” a los trabajadores del sector, a los productores y al medio rural en general por su “pasividad” ante los problemas que asuelan a la agroindustria.

“A la mala negociación de la PAC, al ‘tarifazo’ eléctrico -que está provocando la quiebra de muchas explotaciones- o a la actuación tibia frente al veto ruso, se suma ahora la falta de respuesta del Ejecutivo del Partido Popular ante la mayor sequía que está sufriendo el sudeste peninsular desde hace más de 130 años, y que está afectando de una manera dramática a la agricultura y a la ganadería”, ha criticado.

Según Castellano, los efectos de la falta de precipitaciones han tenido una especial incidencia en las provincias de Almería, Málaga y Granada. En ésta última, las comarcas más afectadas son Guadix, Huéscar, Baza, la Costa, Los Montes y algunas zonas de la Vega y de la Alpujarra, según ha detallado el parlamentario andaluz del PSOE, quien ha precisado que se ha perdido prácticamente toda la producción cerealística, al igual que la de leguminosas, mientras que cultivos como la almendra también se están viendo duramente golpeados, como también la cabaña ganadera de la provincia.

El representante socialista ha advertido que pese a los datos positivos en términos de rentabilidad en la venta de aceite, la producción se reducirá en la próxima campaña del olivar como consecuencia de estas condiciones climatológicas adversas. El diputado autonómico ha recordado que los daños se cuantificaban el pasado mes de junio en 15 millones de euros, cifra que ha aumentado en la actualidad en un cien por cien hasta superar los 25 millones y aproximarse a los 30 millones, según ha afirmado.

Pese a la gravedad de la situación, el Gobierno central y el Ministerio de Agricultura, con la sumisión de los representantes provinciales del PP, “miran para otro lado y no están haciendo nada”. De hecho, Castellano ha recordado que su formación presentó iniciativas en el Congreso y el Parlamento exigiendo medidas para paliar los efectos de la sequía como la activación del Decreto de 2005 contra este fenómeno, iniciativa que el PP rechazó.

El  parlamentario ha considerado del todo “insuficientes” medidas como los escasos incentivos aprobados en los avales de préstamos para las explotaciones, los anticipos de la PAC, o las ayudas para la modernización de explotaciones. “Se trata de peccata minuta para la realidad que estamos sufriendo”, ha añadido.

“El Gobierno de España ha dicho no a la puesta en marcha de un decreto excepcional, contando para ello con la complicidad de los representantes provinciales del PP, que votaron en contra de esta medida”, ha subrayado Castellano. El diputado autonómico ha lamentado además que el Ejecutivo de Rajoy se niegue a aprobar una línea especial de seguros bonificados y que no aumente el crédito para los afectados; también que haya descartado medidas fiscales como la reducción de tramos del IRPF, de bonificaciones a las cuotas de la Seguridad Social en el sector o la supresión del IBI rústico en las zonas afectadas; y que haya desechado igualmente propuestas como la reducción de las peonadas y un plan de ayudas excepcionales a municipios, a productores y empresas.

Todo ello, ha destacado, a pesar de que el sector agrícola registra, según los últimos datos disponibles de julio, 1.774 desempleados más desde hace un año, cuando comenzaron a notarse los primeros efectos de la sequía y que el número de ocupados haya caído en 560 personas. Las cifras de la EPA arrojan un panorama aún más desolador, ya que registran 4.400 parados más que hace tres meses y unos 1.000 más que hace un año.

Desde el grupo parlamentario socialista han anunciado que presentarán nuevas iniciativas en el Congreso, el Senado y el Parlamento andaluz para exigir un plan de empleo especial para el sector y una reducción de las peonadas; que se actúe contra la sequía con medidas “eficaces”; que se regule de forma racional la tarifa eléctrica; y que la distribución de la Política Agraria Común no conlleve pérdida de renta.